Vida, Esperanza y Verdad

¿Vamos al cielo cuando morimos?

¿Qué pasa realmente cuando morimos? Después de la muerte ¿los cristianos van al cielo? ¿O tal vez al otro lugar? Lo que dice la Biblia acerca de lo que sucede después de la muerte, puede sorprenderlo.

¿Van al cielo los cristianos cuando mueren?

No, la Biblia compara la muerte con el sueño (un estado de inconsciencia) para todas las personas. Eso significa que ni los cristianos ni nadie van a alguna parte después de morir. Sin embargo, las escrituras si revelan que el pueblo de Dios va a ser resucitado cuando Jesucristo regrese y van a reinar con Él en la Tierra.

Este artículo va a analizar los siguientes temas:

¿Qué pasa cuando morimos? Casi todas las denominaciones cristianas enseñan “un cielo o un infierno” después de la vida. Básicamente, creen que todo ser humano tiene un alma inmortal que irá directamente al cielo o al infierno después de que el cuerpo físico muera.

Hay muchas ideas acerca de cómo son el cielo y el infierno, y acerca de quién va a ir al cielo y quién al infierno. Pero ¿las ideas populares acerca del cielo y el infierno provienen de la Biblia?

La Biblia enseña claramente que todos los seres humanos mueren: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez...” (Hebreos 9:27). ¡Ya que todos vamos a morir, lo que sucede después de la muerte es una de las preguntas más importantes que podemos hacer —y responder!

¿Qué dice la Biblia acerca de la muerte?

La respuesta corta a esta pregunta es que la Biblia dice literalmente que después de la muerte simplemente morimos. No vamos al cielo o al infierno, ni mantenemos un estado de consciencia. Los muertos “duermen” en la inconsciencia —no piensan ni sienten nada.

Pero la buena noticia es que el sueño de la muerte no es permanente. La Biblia enseña que habrá una resurrección —una restauración de la vida en un futuro próximo.

Ahora analicemos esta respuesta con mayor profundidad a la luz de las páginas de la Biblia.

Descubra lo que dice la Biblia acerca de lo que realmente sucede después de la muerte. Descargue el folleto gratuito.

Versículos de la Biblia que describen la muerte como el sueño

Cuando la Biblia describe la muerte, con frecuencia la compara con el sueño.

  • “¿Por qué no morí yo en la matriz, O expiré al salir del vientre? ...Pues ahora estaría yo muerto, y reposaría; Dormiría, y entonces tendría descanso” (Job 3:11, 13, énfasis añadido).
  • “Así el hombre yace y no vuelve a levantarse; Hasta que no haya cielo, no despertarán, Ni se levantarán de su sueño” (Job 14:12, énfasis añadido).
  • “Porque en la muerte no hay memoria de ti; En el Seol, ¿quién te alabará?” (Salmos 6:5).
  • “Mira, respóndeme, oh Eterno Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;” (Salmos 13:3, énfasis añadido).
  • “Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos” (Salmos 146:4).
  • “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua” (Daniel 12:2, énfasis añadido).
  • “Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; más voy para despertarle... Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño” (Juan 11:11, 13, énfasis añadido).
  • “Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fue reunido con sus padres, y vio corrupción” (Hechos 13:36, énfasis añadido).
  • “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen” (1 Corintios 11:30, énfasis añadido).
  • “Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron...Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho” (1 Corintios 15:18, 20, énfasis añadido).
  • “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados” (1 Corintios 15:51, énfasis añadido).
  • “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen [aquellos que han muerto], para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él” (1 Tesalonicenses 4:13-14, énfasis añadido).
  • “[Jesucristo] quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él” (1 Tesalonicenses 5:10, énfasis añadido).

Las escrituras anteriores comprueban con claridad que la Biblia compara la muerte con el sueño. Para aprender más acerca del estado de los muertos, lea nuestro artículo “4 claves para entender la vida después de la muerte”.

¿En que se parece la muerte al sueño?

La muerte se parece al sueño, en que cuando uno ha muerto no se produce ningún pensamiento consciente. Las personas que están muertas están completamente inconscientes, no tienen noción del tiempo, no tienen ningún sentimiento y no están conscientes de sí mismos o de su entorno.

Estos versículos de la Biblia explican con más detalle cómo la muerte es un estado de inconsciencia:

  • “Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos” (Salmos 146:4).
  • “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido” (Eclesiastés 9:5).
  • “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría” (v. 10).

Pero otra razón por la cual la muerte es similar al sueño es porque, como se afirma en algunas de las escrituras anteriores, la muerte es temporal. Cuando alguien se duerme, en algún momento se despierta. Cuando alguien se muere, es como si la persona “duerma de muerte;” (Salmos 13:3) durante un período de tiempo, pero va a despertar en el futuro. La Biblia llama a esto la resurrección de los muertos.

“¿Iré al cielo?”

Los versículos de la Biblia que hemos citado en este artículo dejan claro que cuando una persona muere, está inconsciente. La muerte es como el sueño. Pero mucha gente cree que las personas buenas van al cielo cuando mueren. De hecho, cada año miles de personas preguntan en los diferentes buscadores: “¿Iré al cielo?”

Las escrituras anteriores responden esa pregunta de manera indirecta. Colectivamente nos hablan del estado mental de los muertos y usan una analogía (el sueño) que no coincide con la idea que se tiene acerca del cielo comúnmente. La mayoría de las iglesias no enseñan que la gente va al cielo a dormir por la eternidad.

No hay ninguna escritura que diga que vamos a ir al cielo cuando muramos.

De hecho, Jesucristo, la máxima autoridad a la que podemos consultar acerca del tema, dijo en Juan 3:13: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo”.

El apóstol Pedro ratificó la enseñanza de Jesucristo en su famoso sermón de Pentecostés, el cual pronunció siete semanas después de la resurrección de Jesús: “Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy... Porque David no subió a los cielos” (Hechos 2:29, 34).

Para aprender más acerca de la enseñanza de la Biblia acerca del cielo, lea nuestro artículo “¿Es real el cielo? ¿Qué es el cielo?”.

¿A dónde vamos cuando morimos?

Como hemos aprendido, las personas que han muerto no van al cielo. Están “durmiendo” o descansando en sus tumbas. Pero, como ya lo hemos mencionado, ese “sueño” no es permanente. La Biblia tiene la buena noticia de que Dios los va a despertar —¡en una resurrección de la muerte! Para los verdaderos cristianos, eso va a ocurrir cuando Jesucristo regrese.

El apóstol Pablo lo deja claro en 1 Tesalonicenses 4:15-16: “Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”.

Como lo dijo el apóstol Pablo, cuando Jesucristo regrese: “y los muertos en Cristo resucitarán primero” (v. 16). Para que uno “resucite”, tiene que levantarse de algún lugar. Si una persona muere y se va al cielo, entonces la persona no estaría resucitando de la tumba cuando Cristo regrese. Estaría descendiendo del cielo. Pablo dice claramente que los muertos despiertan de su sueño y son resucitados.

De hecho, la Biblia describe más de una resurrección de los muertos. Para saber cuándo van a ocurrir estas resurrecciones y quiénes van a estar en ellas, lea “¿Qué son las resurrecciones?

Versículos de la Biblia acerca de la futura resurrección de los muertos

A continuación, hay otros versículos de la Biblia que ratifican la verdad acerca de que los muertos van a resucitar en un futuro. Estos nos pueden dar algún tipo de consuelo cuando sufrimos la muerte de un ser querido:

  • Jesucristo dice: “Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:39-40). (En la Biblia, por lo general el “día postrero” se refiere al momento en que Jesucristo regresa a la Tierra.)
  • Jesucristo dice: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; más los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28-29).
  • El apóstol Pablo escribió: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15:51-52).
  • Ana, la madre de Samuel, en una de sus oraciones: “El Eterno mata, y él da vida; El hace descender al Seol, y hace subir” (1 Samuel 2:6).
  • Profecía de Isaías: “Tus muertos vivirán; sus cadáveres resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío es cual rocío de hortalizas, y la tierra dará sus muertos” (Isaías 26:19).

Todos nosotros vamos a morir, pero cuando Jesucristo regrese a la Tierra en el día postrero, los seguidores de Jesucristo que hayan muerto van a ser resucitados y se les va a dar la vida eterna.

Más adelante va a haber otra resurrección para aquellos que durante su vida no fueron llamados a ser seguidores de Jesucristo.

Al final, todos tendrán una oportunidad completa de salvación.

La verdad acerca de la vida después de la muerte ofrece esperanza y consuelo

Aunque puede servir de consuelo para aquellos que están enfrentando la muerte de sus seres queridos pensar que ellos los están mirando desde el cielo, esta creencia no está respaldada por la Biblia. En cambio, la Palabra de Dios nos consuela con el hecho de que Dios los va a resucitar de nuevo a la vida, y todos van a tener la oportunidad de convertirse en hijos de Dios, ¡y van a tener vidas felices, productivas y abundantes para siempre!

Mientras tanto, en las tumbas no hay sufrimiento. Los muertos no tienen pensamientos o conciencia y no tienen noción del tiempo. Están durmiendo en sus tumbas.

¡Pero Dios promete que van a volver a vivir! Cuando los muertos resuciten, va a ser como si se hubieran despertado de un sueño profundo.

Pablo compara la percepción de los muertos desde el momento en que mueren hasta que son resucitados como “ en un momento, en un abrir y cerrar de ojos” (1 Corintios 15:52). Eso significa que el tiempo entre la muerte y la resurrección es como una fracción de segundo para la persona —un abrir y cerrar de ojos.

Cuando los muertos resuciten, van a sentir como si se hubieran muerto hace un instante — ¡aunque su muerte haya ocurrido cientos (o incluso miles) de años antes!

Podemos tener un gran consuelo al saber que cuando despierten, van a resucitar en un mundo muy diferente, un mundo que Jesucristo y los santos resucitados estarán gobernando. (Para más información acerca de este tiempo futuro, ver “El milenio de 1.000 años”).

Entonces, para resumir, ¿vamos al cielo cuando morimos?

La Biblia responde esta pregunta claramente: No. Sólo Jesucristo ha ido al cielo. Los seres humanos no van al cielo o al infierno cuando mueren.

Pero eso no significa que se pierde toda esperanza cuando alguien muere. La Biblia nos da una esperanza muy alentadora cuando nos revela que los muertos van a resucitar en un futuro —después de que Jesucristo regrese.

Este artículo abarca sólo una pequeña parte de un tema muy importante. Para aprender más acerca de lo que la Biblia dice que pasa cuando morimos, lo invitamos a estudiar los artículos relacionados en esta sección acerca de la vida después de la muerte.

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir