¿Ausentes del cuerpo y presentes al Señor?

Pablo compartió sus pruebas y su deseo de estar en el Reino. ¿Se malinterpretó su deseo de estar “ausentes del cuerpo y presentes al Señor?

Muchas personas han preguntado acerca de la escritura de 2 Corintios 5:8, que dice: “pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor”. ¿A qué se refería Pablo cuando dijo “ausentes del cuerpo”?

Examinar el contexto

Algunos piensan, de manera equivocada, que este versículo respalda el concepto pagano del alma inmortal. Pero, ¿es de esto de lo que está hablando este versículo?

Quizás las dos reglas más importantes para entender la Biblia son:

  • Analizar un versículo teniendo en cuenta su contexto inmediato.
  • Analizar el tema que se está discutiendo en el contexto más amplio de toda la Biblia.

Pongamos en práctica estas reglas en este caso.

En el contexto inmediato, el tema comienza con el primer versículo, donde el apóstol Pablo escribió acerca de la naturaleza temporal de la vida física. Para ilustrar su punto, hizo una analogía entre una morada terrestre (para referirse a nuestra existencia física) y un edificio eterno (para representar la vida espiritual que Dios les garantiza a sus santos en la resurrección).

Mortalidad ahora —no un alma inmortal

En el versículo 4, él describe nuestra existencia presente como “mortal”, y dice que necesita ser “absorbido por la vida” —una referencia al cambio que va a tener lugar en la resurrección de los santos, acerca de lo cual escribió en 1 Tesalonicenses 4:16 y 1 Corintios 15:50-54.

Estas referencias nos dan una idea de cómo se explica el tema de la mortalidad en el contexto más amplio del resto de la Biblia. Pablo escribió comparando la naturaleza de un ser humano con la naturaleza de un ser espiritual, “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad” (1 Corintios 15:53).

Analicemos que Pablo no dice nada acerca de un alma inmortal. La Biblia utiliza la palabra alma para referirse a un ser vivo. Es por esto que la Biblia no dice que Adán tenía un alma, dice que él era un alma viviente. La frase en hebreo de donde se traduce la palabra “alma” significa viviente, un ser que respira (lo invitamos a leer nuestro artículo “¿Le dio Dios a Adán un alma inmortal?”).

La palabra griega traducida como “alma” tiene un significado similar a su contraparte hebrea. Ninguno de los dos idiomas expresa nada inmortal del ser humano. Al contrario, las palabras del hebreo y el griego para “alma” transmiten una naturaleza temporal y mortal.

“La vida como una morada temporal”: la analogía de Pablo

Regresemos al contexto inmediato del versículo en cuestión. 2 Corintios 5:6 dice que “entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor”. Esto continúa con la analogía de una morada temporal (“estemos en el cuerpo”). Esto significa que mientras que seamos carne y sangre, no estamos con Cristo de la manera en que estaremos cuando establezca el Reino de su Padre aquí en la Tierra.

¿Cuándo estarán “presentes al Señor” los muertos? La respuesta queda muy clara en 1 Corintios 15. Esto va a ocurrir en la resurrección. Esto sucede cuando Jesucristo regrese a la Tierra al sonido de la séptima trompeta.“Ausentes del cuerpo” (v. 8) se refiere a la transformación de lo físico a lo espiritual. Como 1 Corintios 15:50-53 dice: “Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”.

¿Cuándo estarán “presentes al Señor” los muertos? La respuesta queda muy clara en 1 Corintios 15. Esto va a ocurrir en la resurrección. Esto sucede cuando Jesucristo regrese a la Tierra al sonido de la séptima trompeta. (Lo invitamos a ver Apocalipsis 11:15, y nuestro artículo “¿Cuándo regresará Jesucristo?”.)

Por supuesto, cada cristiano anhela ese cambio y ese es el punto del versículo 8. “Y más quisiéramos…” significa que anhelamos estar “en el Señor” en todo sentido, incluyendo la transformación de nuestro estado físico y mortal al de espíritu inmortal.

“Sorbida es la muerte en victoria”

Las palabras de 1 Corintios 15:54 son un resumen muy apropiado: “Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria”.

Si usted desea aprender más acerca de este tema, lo invitamos a leer el siguiente material:

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir