Vida, Esperanza y Verdad

Colosenses 2:16-17: ¿Acaso invalida la ley de las carnes limpias e impuras?

¿Se refiere Colosenses 2 a las leyes de Dios acerca de los animales limpios e inmundos en una forma negativa? ¿O acaso el contexto nos ofrece otra explicación?

“Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo” (Colosenses 2:16-17).

Algunas personas sostienen que estos versículos implican la abolición de la ley de animales limpios e inmundos y que, por lo tanto, un cristiano puede comer cerdo, mariscos y otras carnes descritas como “inmundas” en Levítico 11:1-23 y Deuteronomio 14:3-20. ¿Es esto verdad?

El contexto: influencia de filosofías paganas

Como en toda interpretación bíblica, es importante considerar el contexto de esta Escritura. La Iglesia en Colosas estaba siendo influenciada por doctrinas extrañas, como el culto a los ángeles. Algunas de las ideas mencionadas en Colosenses son similares a las creencias de quienes posteriormente se denominaron agnósticos. Estas personas creían en el conflicto intrínseco entre el cuerpo y el espíritu; el espíritu era bueno y el cuerpo maligno. Como consecuencia, algunos agnósticos tendían al hedonismo (la satisfacción de deseos físicos) mientras otros eran ascéticos, es decir, pensaban que todo acto placentero era pecaminoso.

Estos elementos de la doctrina del gnosticisismo se reflejan en el libro de Colosenses. Veamos las menciones a la falsa humildad y el cuelto a los ángeles en Colosenses 2:18: “Nadie os prive de vuestro premio [la vida eterna en el Reino de Dios], afectando humildad y culto a los ángeles.”

También note la referencia al ascetismo en los versículos 20-21: “Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques…?”. El versículo 23 también se habla del “duro trato del cuerpo”.

Comida y bebida

En este contexto, Colosenses 2:16-17 tiene mucho sentido. Es importante notar que en este pasaje no se utiliza la palabra griega kreas, que significa “carne” y es empleada en Romanos 14:21 y 1 Corintios 8:13. En cambio, se usan las palabras brosis, la cual significa “comida” en general, y posis, que denota el acto de tomar cualquier tipo de bebida. La carne animal nunca es mencionada.

Todo parece indicar que los herejes ascéticos querían privar a los cristianos del sano placer de comer y beber que disfrutaban en las festividades. Aparentemente, ¡los ascéticos pensaban que algunos miembros de la Iglesia en Colosas disfrutaban demasiado de su comida y bebida!

Debido a esto, Pablo dijo a los miembros en Colosas que no se preocuparan por lo que pensaban los ascéticos de su alimentación (que era limpia según la Biblia), ni por las prácticas ascéticas en relación a la luna nueva, festividades o días de reposo que estas personas querían introducir en la Iglesia. Por lo tanto, estos versículos no cambian la ley de Dios con respecto a la comida y la bebida ni censuran las festividades.

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.