Vida, Esperanza y Verdad

Laodicea

El mensaje a Laodicea fue el último dado por Jesús a las siete Iglesias en Apocalipsis. ¿Por qué llamó a esta iglesia “tibia”? ¿Qué significa para nosotros?

El agua es una necesidad importante para cualquier metrópoli, y la antigua ciudad de Laodicea satisfacía esta necesidad. Según el Expositor´s Bible Commentary [Comentario bíblico del expositor]: “Un acueducto de diez kilómetros de largo traía a Laodicea su suministro de agua desde el sur. El agua provenía de fuentes termales y era enfriada para que quedara tibia o venía de una fuente más fría y era calentada en el acueducto en el camino. A pesar de todas sus riquezas, la ciudad tenía un pobre suministro de agua” (comentarios acerca de Apocalipsis 3:14-22).

Otras fuentes sugieren que el agua provenía de un manantial termal con agua mineralizada que contenía azufre, lo que le daba un sabor y olor desagradables.

El término tibio es una palabra clave para describir Laodicea. Se aplicaba al agua de la ciudad, y era parte del mensaje de Jesucristo a la Iglesia de Dios que estaba allí (Apocalipsis 3:16). Antes de analizar el significado de este término y el resto del mensaje de Cristo, veamos algunas cosas acerca de la historia de Laodicea.

Historia de Laodicea

La ciudad de Laodicea, actualmente situada en Turquía, estaba situada en el valle de Lycus, a unas 70 kilómetros al sureste de Filadelfia y a unas 160 kilómetros al este de Éfeso. Aunque antes se había llamado Diospolis y luego Rodas, Antíoco II de Siria “le puso el nombre de su esposa Laodice” y “la pobló de sirios y judíos que fueron llevados de Babilonia a las ciudades de Frigia y Lidia”. (International Standard Bible Encyclopedia [Enciclopedia internacional estándar de la Biblia, “Laodicea”]).

Si bien el nombre original de la ciudad proviene de la esposa de Antíoco II, el nombre también tiene un significado interesante en griego. El nombre se deriva de dos palabras: laos, que significa “gente” y dike, que significa “decisión” (Concordancia de Strong). En otras palabras, el nombre indicaba que la gente tomaba sus propias decisiones. Como veremos, esto era claramente una característica de la gente autosuficiente de esta ciudad.

“Junto con Colosas y Hierápolis, era una de las ciudades del fértil valle de Lyous. La gran calzada romana que se extiende hasta el interior de Asia desde la costa de Éfeso pasó directamente por su centro, convirtiendo a Laodicea en un importante centro de comercio y comunicación. Además, su riqueza provenía de la producción, de fina calidad, de la famosa lana negra brillante, de la que se desconoce si era teñida o de color natural.

“El hecho de que los activos bancarios de la ciudad fueran notables se evidencia por el hecho de que Cicerón cobró grandes giros bancarios en Laodicea. Tan rica era Laodicea que después de quedar destruida en el gran terremoto del año 17 d.C., la gente rechazó la ayuda imperial para reconstruir la ciudad, prefiriendo hacerlo ellos mismos.

“Laodicea tenía una famosa escuela de medicina; y un ungüento especial conocido como ‘polvo frigio’, famoso por su cura para defectos oculares, era fabricado o distribuido allí, al igual que los ungüentos para los oídos. Cerca del templo del dios especial asociado con la curación, Men Karou (que más tarde se identificó con Asclepio), había un mercado para el comercio de todo tipo de bienes (Ramsey, Seven Churches [Siete iglesias, Ramsey, p. 417). Zeus, el dios supremo, también era adorado en la ciudad” (Expositor´s [Expositor]).

En cuanto a la reconstrucción de la ciudad después de un terremoto, la historia cuenta que los laodicenos lo volvieron a hacer unas décadas más tarde. El historiador romano Tácito escribió que los laodicenos habían rechazado de nuevo la ayuda de Roma tras un terremoto que dañó gravemente la ciudad en el año 60 d.C. (Anales, 14:27).

Aunque la Biblia no revela cómo comenzó la Iglesia de Dios en Laodicea, un ministro fiel llamado Epafras sirvió a esta congregación, así como a miembros en Colosas y Hierápolis, en algún momento durante las primeras décadas después de la muerte de Cristo.

En una carta a los Colosenses, Pablo escribió: “Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis” (Colosenses 4:12-13, ver también Colosenses 1:7).

“Las ruinas, ahora llamadas Eski Hissar, o viejo castillo, se encuentran cerca de la actual Gonjelli en el ferrocarril, y han servido durante mucho tiempo como cantera para los constructores de la vecina ciudad de Denizli. Aparte de ellos nada anterior a la época romana ha sido hallado.

<p>Restos de una tubería de agua en Laodicea (foto de David Treybig).</p>

Restos de una tubería de agua en Laodicea (foto de David Treybig).

“Uno de los dos teatros romanos está conservado de una manera extraordinaria, y todavía se puede ver el estadio, una columnata, el acueducto que trajo el agua a través del valle a la ciudad por un sifón invertido de tubos de piedra, una gran necrópolis, y las ruinas de tres iglesias cristianas primitivas” ((International Standard Bible Encyclopedia [Enciclopedia internacional estándar de la Biblia]).

El Mensaje

“Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:14-22).

Comprender el mensaje

Una vez más, Jesucristo comienza este mensaje identificándose como Aquel que da el mensaje. Sus nombres incluyen: “el Amén, el Testimonio Fiel y Verdadero” y “el Principio de la creación de Dios” (v. 14). Algunos se han preguntado si el apellido mencionado: “el comienzo de la creación de Dios”, indica que Jesús fue un Ser creado.

La palabra griega arche, que se traduce como “Principio”, tiene una serie de significados que van desde “principio, origen” hasta “la persona o cosa que comienza”, “aquello por lo que todo comienza a ser”, “el primer lugar, el principado, el gobierno, la magistratura” (Léxico griego de Thayer). Puesto que la Escritura nos dice que la Palabra (Jesús) “estaba en el principio con Dios” y que “todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada fue hecho” (Juan 1:1-3), sabemos que Jesús no fue un Ser creado.

En cambio, este nombre: “el Principio de la creación de Dios”, significa que Jesús fue el Creador del universo. Y porque Jesús fue el Creador, Él era su gobernante.

Después de identificarse, Jesús inmediatamente le dice a la iglesia de Laodicea que Él conoce sus obras —que “no son ni frías ni calientes”— y porque “son tibias,” Él las “vomitará” de su boca (Apocalipsis 3:15-16). De manera similar a como algunas personas probablemente escupían de sus bocas la desagradable agua potable de la ciudad, Jesús dijo que haría lo mismo, aún más violentamente. Los “vomitaba” de su boca porque sus obras eran tan desagradables para Él.

Ya teniendo su atención, Jesús entonces explica por qué describió su condición espiritual como tibia. “Porque dices: Soy rico, me he enriquecido y no tengo necesidad de nada, y no sabes que eres miserable, miserable, pobre, ciego y desnudo” (v. 17).

Las palabras de Cristo les mostraron que Él sabía que los habitantes de su ciudad eran ricos —ellos habían declinado por lo menos dos veces la ayuda del gobierno para reconstruir su ciudad después de un terremoto y la habían reconstruido con sus propios fondos. Sin embargo, esta riqueza les había impedido ver su verdadera condición espiritual. La cultura de la ciudad se había infiltrado en la Iglesia, y los miembros no sabían lo miserables y débiles que eran espiritualmente.

Para sanar su débil condición espiritual, Jesús dijo: “Os aconsejo que me compréis oro refinado en el fuego, para que seáis ricos; y vestidos blancos, para que seáis vestidos, para que no se manifieste la vergüenza de vuestra desnudez; y ungid vuestros ojos con colirio para los ojos, para que veáis” (v. 18).

La triple prescripción de Cristo para curar su condición era paralela a las circunstancias físicas que aparentemente los habían engañado. Tengamos en cuenta lo siguiente:

  • Aunque había mucho oro en la ciudad, las riquezas que realmente importan son espirituales en su naturaleza —conociendo y practicando la verdad de Dios (1 Pedro 1:7; Santiago 2:5).
  • Aunque Laodicea tenía la reputación de producir prendas de excelente calidad a partir de la lana que se producía en la zona, la esposa de Cristo estará vestida de “lino fino, limpio y brillante”, representando “las acciones justas de los santos” (Apocalipsis 19:8).
  • Aunque Laodicea producía la medicina para la curación de varias enfermedades de los ojos, las cosas más importantes que necesitamos ver son espirituales. A través de los tiempos Satanás ha “cegado” la mente de la mayoría de la gente (2 Corintios 4:4). Esta ceguera “por Cristo es quitada” (2 Corintios 3,14).

Jesús les dice a los laodicenos que les ha dado esta fuerte corrección porque los ama y quiere que “se pues celoso y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:19). Por supuesto, el amor de Dios se extiende a toda la humanidad. Él “no quiere que ninguno perezca, sino que todos se arrepientan” (2 Pedro 3:9).

Al terminar su mensaje, Jesús explica que está a la puerta y llamando, lo que significa que quiere entrar y cenar con ellos (Apocalipsis 3:20). Después de tan fuerte corrección, es especialmente conmovedor ver que Dios quiere que los pecadores se arrepientan y rápidamente perdonará sus pecados si lo hacen. Animándolos, Jesús concluye recordándoles que si vencen, gobernarán con Él (v. 21). Cuando los mensajes a las Iglesias de Apocalipsis 2-3 son vistos como un desarrollo cronológico de la Iglesia, este pasaje también indica que el regreso de Cristo está cerca.

Y finalmente, como todos los mensajes anteriores, Jesús dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (v. 22). Este mensaje, al igual que todos los demás, sigue siendo importante para los cristianos de la actualidad.

Lecciones para nosotros

Hay bastantes lecciones que podemos aprender del mensaje de Cristo a Laodicea. Una de ellas es lo que la Biblia llama “el engaño de las riquezas” (Mateo 13:22; Marcos 4:19). A menudo la gente, de manera equivocada, cree que la riqueza significa que Dios está complacido con ellos. La verdad es que a veces los malvados prosperan (Jeremías 12:1).

En nuestro mundo lleno de tecnología, prosperidad material y comodidades modernas, muchos asumen erróneamente que no necesitan a Dios. Las personas que van a ser fieles a Dios no deben permitir que las cosas materiales los adormezcan en un falso sentido de seguridad espiritual.

Otra lección del mensaje a Laodicea es que debemos ser hacedores de la Palabra de Dios. No podemos relajarnos y asumir erróneamente que lo hemos hecho. Dios espera que su pueblo mantenga el celo por su camino de vida.

Una tercera lección es que necesitamos vigilantemente mantener nuestro enfoque espiritual, nuestra capacidad de ver las cosas desde una perspectiva espiritual. Esto ocurre cuando nos arrepentimos, cuando aprendemos que hemos pecado y cuando nos dejamos guiar por el Espíritu Santo de Dios.

Mientras esperamos el regreso de Jesucristo a la Tierra, debemos evitar volvernos insensibles al camino de vida de Dios y a sus expectativas con nosotros. Como Jesús advirtió en la profecía del Monte de los Olivos: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra” (Lucas 21, 34-35).

Recordemos la lección general del mensaje de Cristo a Laodicea. ¡No te vuelvas tibio frente al camino de vida de Dios!

Si desea conocer más acerca de la Iglesia que Jesús fundó, le recomendamos especialmente la sección de este sitio web titulada “La Iglesia de Dios: ¿qué es en realidad?

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir