Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Septiembre/Octubre 2015 de la revista Discernir

Cristo no condenó a los no cristianos al infierno

¿Todas las personas que no son cristianas van a ir al infierno cuando mueran? ¿Qué pasa con todas las personas que mueren sin conocer a Jesucristo? Un Dios amoroso, ¿los condenaría al infierno?

Gran parte del mundo cristiano cree que si alguien no acepta a Jesús como Señor y Salvador hoy —en esta vida— se va a ir al infierno.

Esta doctrina ha hecho que miles de misioneros cristianos (e incluso cruzadas) se lancen a tratar de lograr que la mayor cantidad de personas posible acepte el nombre de Jesucristo. También ha causado mucha preocupación y ansiedad acerca del destino final de muchas personas.

Incluso esta doctrina es la razón por la cual algunas personas cuestionan la validez del cristianismo.

No cuestionamos la sinceridad de aquellas personas que han sido motivadas a predicar acerca de Cristo debido a esta creencia. Pero sí debemos cuestionar si realmente esta idea fue enseñada por Jesucristo.

¿Condenó Jesús a los no cristianos al infierno?

¿Enseñó Jesucristo que las personas que no lo aceptan en esta vida —no creyentes o no cristianos— van al infierno cuando mueren para vivir en tormento por toda la eternidad?

¿Se fueron al infierno los miles de millones de personas que han vivido y muerto sin haber escuchado nunca el nombre de Jesús? ¿Están condenados al infierno los miles de millones de hindúes, budistas, musulmanes y ateos que actualmente viven a menos que acepten a Jesús antes de morir?

Jesucristo es el único camino hacia la salvación

Antes de responder a las preguntas anteriores, debemos establecer que la Biblia enseña que debemos aceptar a Jesucristo para ser salvos. Millones han leído los claros versículos de la Biblia que afirman la exclusividad del cristianismo —los versículos que nos dicen que Jesucristo es el único camino hacia la salvación. ¡Y estas escrituras son completamente ciertas!

  • Juan 14:6: Jesucristo afirma de manera dogmática: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. La única manera de tener una relación con Dios el Padre es a través de Jesucristo.
  • Hechos 4:12: El apóstol Pedro, hablando acerca de Jesucristo, proclamó: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”. Si no creemos y aceptamos lo que Jesucristo hizo por cada uno de nosotros no podemos ser salvos.
  • Juan 3:16: El versículo bíblico más famoso del cristianismo dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (énfasis añadido). Incluso este versículo que habla acerca del amor de Dios y su deseo de salvar a la humanidad, advierte que ellos deben creer en Él para tener la vida eterna.
  • Juan 3:36: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”.
  • 1 Timoteo 2:5: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.
  • 1 Juan 5:12: “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida”.

Pero aquí está el dilema: ¿Qué pasa con todas las personas que no han cumplido con el requisito básico de estas escrituras? ¿Qué pasa con las personas que han vivido ajenas a todo esto y ni siquiera han escuchado hablar acerca de Jesucristo?

¿Qué pasa con aquellos que escucharon hablar acerca de Jesús, pero realmente no entendieron quién era o quién es o qué enseñó? ¿Qué pasa con todos los bebés y los niños que mueren sin haber escuchado o entendido el nombre y el mensaje de Jesús?

¿Eso fue todo? ¿Perdieron su única oportunidad? ¿Todos estos no-cristianos se van a ir al infierno?

¿Enviaría un Dios amoroso y misericordioso a los no cristianos al infierno sin que ellos supieran la verdad?

¿Qué pasa con los versículos de la Biblia que muestran el amor, la misericordia, la compasión y el deseo que Dios tiene de que la humanidad se salve?

La Biblia dice que “Dios es amor” (1 Juan 4:8) y “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4, ver también 2 Pedro 3:9).

A continuación, hay algunos versículos de la Biblia acerca de la misericordia y el amor de Dios:

  • Deuteronomio 4:31: “porque Dios misericordioso es el Eterno tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres”.
  • Salmos 36:5: “Eterno, hasta los cielos llega tu misericordia, Y tú fidelidad alcanza hasta las nubes”.
  • Salmos 86:15: “Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad”.
  • Efesios 2:4: “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó…”
  • 1 Juan 4:10-11: “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros...”

¿Enviaría un Dios amoroso a las personas que nunca tuvieron la oportunidad de escuchar hablar acerca de Jesús al infierno?¿Enviaría un Dios amoroso a las personas que nunca tuvieron la oportunidad de escuchar hablar acerca de Jesús al infierno? ¿Enviaría un Dios amoroso al infierno a las personas que nunca tuvieron la oportunidad de leer la Biblia o de que se les predicara y explicara el verdadero evangelio?

Imagine los millones de personas que a lo largo de la historia han vivido y muerto en áreas remotas de esta Tierra —por ejemplo, los aborígenes de Australia, las tribus remotas de África y los nativos norteamericanos. ¿Están ardiendo todas estas personas en el infierno simplemente porque nacieron en el lugar y el momento equivocado?

¿Qué hay de las personas que vivieron antes de que Jesús viniera a la Tierra —y que nunca tuvieron contacto con el Dios de la Biblia?

Para aprender lo que enseña la Biblia acerca del infierno, lea “¿Qué es el infierno?” y “¿Qué es lo que el cristianismo tiene errado acerca del infierno?”.

Jesús afirma que los pueblos de Sodoma y Gomorra no están en el infierno

En Mateo 10 leemos acerca de la instrucción de Jesús a sus 12 apóstoles antes de que salieran a predicar el evangelio. Dentro de esas instrucciones, Jesús señala un punto muy importante que nos sirve como introducción a la respuesta de estas preguntas.

Después de decirles qué hacer cuando las personas rechazaran el evangelio, hizo esta fascinante declaración: “De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad” (v. 15).

Jesús hace referencia a Sodoma y Gomorra, las perversas ciudades de Génesis 19 que Dios destruyó debido a su depravación moral. Dijo que sería más tolerable (o soportable) el día del juicio para las personas de estas antiguas ciudades que para la gente que rechazara el evangelio enseñado por los apóstoles.

Muchos pueden dar por sentado que las personas malvadas y depravadas de Sodoma y Gomorra fueron enviadas al infierno hace mucho tiempo por su mal comportamiento.

Pero Jesús no dijo nada acerca de que estas personas estuvieran en el infierno o que se hubieran perdido para siempre. Básicamente él dijo que las personas de Sodoma y Gomorra iban a ser resucitadas al mismo tiempo que las personas que vivieron en el tiempo de Cristo serán resucitadas. En ese momento que tendrá lugar en el futuro, “el día del juicio”, con un grupo se tendrá más misericordia que con el otro.

Esa afirmación de Jesús nos enseña dos verdades esenciales:

  1. El juicio para los habitantes de Sodoma, Gomorra y a las personas que vivieron en la época de Cristo todavía no ha pasado. Esto contradice la creencia popular de que las personas cuando mueren son juzgadas y son enviadas al cielo o al infierno.
  2. El destino final de estas personas todavía es incierto. Esto también contradice la creencia popular.

Eso debería hacernos detener y pensar. Tal vez haya más cosas que aprender acerca de lo que les pasa a los no cristianos después de la muerte de lo que podríamos haber imaginado.

Para aprender más acerca de por qué las personas no están perdidas eternamente en el infierno ahora, lea “¿Está la mayoría de las personas perdida para siempre?

Jesús añade más información acerca del día del juicio

Jesús hizo otras declaraciones que nos dan más información acerca de este juicio que viene para los no cristianos.

Mientras hablaba con los fariseos que le exigían una señal, Jesús dijo: “Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar. La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar” (Mateo 12:41-42).

De nuevo, Cristo estaba hablando acerca del día del juicio, pero no de la manera en que se piensa popularmente. Este juicio no es una condena rápida. Estarán presentes antiguos asirios de Nínive, la reina de Saba, fariseos de la época de Cristo, y los pueblos de Sodoma y Gomorra (¡personas que vivieron con siglos de diferencia!) —¡todos vivos al mismo tiempo!

Analice que ellos “se levantan” en este momento —lo que significa que son resucitados de sus tumbas y se les da vida física.

¿Qué sucede en el día del juicio?

Las declaraciones de Jesús nos dan un par de ideas acerca de las personas que van a vivir de nuevo en el “día del juicio”, pero pocos detalles más. ¿Cuándo van a volver a vivir estas personas? ¿Qué forma van a tener? ¿Qué va a pasar en ese momento?

Esas respuestas se encuentran en dos libros de la Biblia que hablan acerca de la profecía: Apocalipsis y Ezequiel.

¿Cuándo es el día del juicio?

Apocalipsis 20 es uno de los capítulos más importantes de la Biblia porque revela detalles acerca de la secuencia de acontecimientos que van a ocurrir después del regreso de Jesucristo. Leemos que Satanás va a ser atado por mil años inmediatamente después del regreso de Cristo (vv. 1-3) y de la resurrección de los santos —los fieles servidores de Cristo a través de los tiempos (vv. 4-6). Cristo y sus santos van a gobernar durante 1.000 años (período de tiempo que se le conoce como el Milenio).

Luego, después del Milenio, otro grupo va a ser resucitado a la vida para su día de juicio. A este grupo se le conoce como “los otros muertos”.Luego, después del Milenio, otro grupo va a ser resucitado a la vida para su día de juicio. A este grupo se le conoce como “los otros muertos” (v. 5).

¿Quién va a ser juzgado por Jesús?

El versículo 12 revela quienes son estas personas: “Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios”. Esto incluye a la gran mayoría de las personas que han vivido y muerto a lo largo de los miles de años de la historia —todos resucitados al mismo tiempo.

Ésta es la resurrección que incluye a todas las personas que Jesús puso como ejemplo: los pueblos de Sodoma y Gomorra, la ciudad de Nínive, la reina de Saba y las personas que vivieron en la época de Jesús.

El profeta Ezequiel tuvo una visión de esta resurrección venidera (Ezequiel 37:5-6). Él vio cómo Dios le iba a devolver la vida física a miles de millones de personas.

Asegúrese de leer esa descripción y trate de imaginar cómo va a ser esto cuando todos esos huesos humanos sean reagrupados y luego resucitados.

¿Qué va a pasar en el día del juicio?

Después de que estas personas reciban la vida física, van a tener la oportunidad de aprender acerca de la Palabra de Dios. Leemos: “Y los libros fueron abiertos” (Apocalipsis 20:12). Los libros (del griego biblion) se refiere a los libros de la Biblia. Aquellos que antes estaban cegados a la verdad de Dios (Marcos 4:11-12; Apocalipsis 12:9) van a tener la Biblia abierta para ellos en ese momento —¡para que realmente puedan entenderla!

Apocalipsis 20:12 continúa diciendo, “y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida”. Esto representa la oportunidad de la vida eterna al alcance de todas estas personas. Esto se va a poder cumplir mediante el ofrecimiento del Espíritu Santo por parte de Dios a miles de millones de personas durante ese período de tiempo (Ezequiel 37:14).

Todas estas personas, los miles de millones de ellos, finalmente van a entender la Biblia, van a conocer, a creer y a obedecer a Jesucristo y tener la oportunidad de vivir para siempre.

¿Cuánto tiempo va a durar el día del juicio?

No sabemos exactamente, pero sí sabemos que no va a ser un día de 24 horas. En este contexto, “día” se refiere a un período de tiempo, o a una era. El “día” del juicio va a ser un período tiempo que va a permitir que las personas tengan el tiempo suficiente para aprender acerca de la Palabra de Dios, se arrepientan de sus pecados, reciban el Espíritu de Dios y vivan su vida de acuerdo con las enseñanzas de Dios.

Algunos han especulado, basándose en Isaías 65:20, que esto podría ser alrededor de 100 años. No se sabe con seguridad cuanto va a durar, pero sabemos que Dios les va a dar suficiente tiempo para que estos miles de millones de personas den “frutos dignos de arrepentimiento” (Mateo 3:8).

Ésta es la esperanza para todas las personas que Cristo mencionó —personas como la reina de Saba y el pueblo de Sodoma— y todas las demás personas que han vivido y no han conocido al verdadero Dios y su verdad.

Una invitación para estudiar más acerca de la vida después de la muerte

Este tema es bastante amplio. ¡De hecho, literalmente es uno de los temas más extensos que hay!

Aprenda más acerca del tema de la vida después de la muerte y lo que sucede cuando usted muere.

Puede descargar un folleto acerca de este tema titulado: El último enemigo: ¿qué sucede realmente después de la muerte? Se profundiza en decenas de escrituras para mostrar lo que realmente sucede después de la muerte y la gran esperanza que existe para todas las personas que hayan vivido.

Queremos compartir esa esperanza con usted.

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir