Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Noviembre/Diciembre 2021 de la revista Discernir

Lecciones de Abraham y Sara para matrimonios modernos

¿Qué revela la Biblia acerca del matrimonio de Abraham y Sara? ¿Qué podemos aprender de estos pilares de la fe acerca del matrimonio cristiano?

Abraham y Sara son conocidos por sus ejemplos de fe. Como leemos en Hebreos 11: “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba” (v. 8) y “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido” (v. 11).

Pero lo que muchos tal vez no saben acerca de Abraham y Sara es que su relación también es un ejemplo para los matrimonios cristianos en la actualidad.

Debemos reconocer que la Biblia no fue escrita como un manual para matrimonios y no contiene muchas historias acerca de los matrimonios de sus personajes. De las pocas parejas que se mencionan en la Palabra de Dios, generalmente no encontramos detalles acerca de sus pensamientos, desacuerdos y dificultades para tener matrimonios exitosos.

En términos de las emociones, los problemas y las dificultades que son parte del matrimonio, la relación de Abraham y Sara es probablemente la más reveladora de la Biblia. Por supuesto, no debería sorprendernos que el hombre llamado “padre” de la fe (Romanos 4:16) y su fiel esposa tengan lecciones que enseñarles a los matrimonios de hoy.

Presiones para Abraham y Sara

Es tentador pensar que en los tiempos de Abraham y Sara la vida era simple y libre de estrés. Pero ése no era el caso en lo absoluto. Aunque los tiempos, las tradiciones y las circunstancias cambian, todos los matrimonios tienen dificultades.

La Biblia relata que el matrimonio de Abraham y Sara enfrentó varias situaciones estresantes en torno a dos problemas principales: el miedo de Abraham a que lo mataran por la belleza de su esposa y la larga espera por la llegada del hijo prometido por Dios.

La Biblia no es muy indulgente con Abraham y Sara al relatar estos eventos. Pero la razón por la que Dios no omite los pecados y errores de sus fieles es porque desea que nosotros saquemos las lecciones de su ejemplo.

Abraham y Sara mienten acerca de su matrimonio

En dos ocasiones, Abraham temió que lo mataran para que un gobernador pudiera tomar a Sara como esposa (Génesis 12:10-13; 20:2). Para protegerse, Abraham convenció a Sara de que dijera que era su hermana. Técnicamente, Sara sí era su media hermana; como explicó Abraham: “a la verdad también es mi hermana, hija de mi padre, mas no hija de mi madre, y la tomé por mujer” (Génesis 20:12).

Pero la media verdad que Abraham y Sara dijeron en Egipto y después en Gerar, fue deshonesta. Su intención deliberada era engañar.

En ambas ocasiones, Dios tuvo misericordia con ellos. A pesar de su debilidad, los protegió milagrosamente y les permitió regresar a Canaán.

No sabemos cómo afectaron su relación estos encuentros. Claramente, Abraham no confió en la protección de Dios, y hubiera sido fácil para Sara dudar del carácter del hombre con el que se casó y preguntarse si Abraham realmente se preocupaba por ella.

Presión para Abraham y Sara por la promesa de un hijo

Tras obedecer a Dios y salir de Canaán, una de las mayores dificultades para Abraham y Sara fue el hecho de que no podían tener hijos. Tenían una buena vida en términos de posesiones: cientos de sirvientes, mucho ganado, plata y oro (Génesis 14:14; 13:2). Pero Sara era estéril y no tenían descendientes a quiénes heredar sus riquezas.

Cuando Abraham se estaba lamentando de esto ante Dios, el Señor le prometió que tendría un hijo e innumerables descendientes (Génesis 15:2-5). Abraham creyó; pero a medida que los años pasaban y Sara seguía incapaz de concebir, le era más y más difícil mantener su fe.

Tras vivir 10 años en Canaán —aún sin poder tener hijos— Sara pensó que había encontrado la forma en que Dios podía bendecirlos con un descendiente. En ese tiempo, una costumbre común entre las parejas que no podían concebir era tener un hijo a través de una sierva. Entonces, Sara le sugirió a Abraham que tuviera relaciones sexuales con su sierva egipcia, Agar, para ver si podían tener un hijo a través de ella (Génesis 16:1-3).

Abraham accedió. Su razonamiento humano, opuesto a la fe en Dios, prevaleció; y en poco tiempo, Agar estaba embarazada del hijo de Abraham.

Sara se enoja con Agar y Abraham

Lo que Abraham y Sara no previeron fue la turbulencia emocional que se iba a ocasionar cuando Agar quedara embarazada. Sara le dijo a su esposo: “Mi afrenta sea sobre ti; yo te di mi sierva por mujer, y viéndose encinta, me mira con desprecio; juzgue el Eterno entre tú y yo” (v. 5).

Éste es uno de los pasajes más emocionales en la Biblia en el contexto del matrimonio. Sara estaba enojada por su situación y sentía que era responsabilidad de su esposo arreglarla. Aunque Agar era una sierva, llevar al hijo de Abraham en su vientre sin duda le daba un nuevo estatus que las normas legales no podían contener. Sara esperaba que su esposo pusiera a Agar en su lugar y acabara con la falta de respeto que estaba recibiendo de su sierva. Al parecer, Sara minimizó su propia responsabilidad en lo que ocurría —el hecho de que ella misma le sugirió ese curso de acción a Abraham.

Poniendo la responsabilidad en ella, Abraham le dijo a Sara que hiciera lo que le pareciera bien con Agar. Y Sara trató a su sierva con tanta dureza que Agar huyó (v. 6).

Sin embargo, Dios le dijo a Agar que volviera y se sometiera a su señora, y ella lo hizo. Años después, la presencia de Agar y su hijo, Ismael, nuevamente crearía estrés emocional entre Abraham y Sara.

Abraham y Sara tienen un hijo llamado Isaac

Cuando Abraham tenía 99 años (13 años después del nacimiento de Ismael, a los 86 años de Abraham, Génesis 16:16), Dios le dijo que en aproximadamente un año él y Sara tendrían un hijo (Génesis 17:19, 21). Poco después, el Señor se les apareció a ambos y confirmó que Sara pronto quedaría embarazada de un varón (Génesis 18:10).

No hay duda de que Abraham y Sara tuvieron presiones en su matrimonio. Pero superaron sus problemas y se convirtieron en ejemplos de fe para los cristianos en la actualidad.En Génesis 21:1-7 leemos acerca del nacimiento de Isaac, un nombre predeterminado por Dios que significa “risa”. Como dijo Sara cuando nació su hijo prometido: “Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo... ¿Quién dijera a Abraham que Sara habría de dar de mamar a hijos? Pues le he dado un hijo en su vejez” (vv. 6-7).

Ése fue probablemente el momento más feliz del matrimonio de Abraham y Sara. Tras aproximadamente 24 años de vivir en Canaán, la promesa de Dios al fin se había convertido en realidad. Tenían un hijo propio a través del cual las muchas promesas de Dios para ellos y sus descendientes se cumplirían.

Abraham y Sara se disgustan

La tensión con Agar y su hijo Ismael resurgió en la fiesta que Abraham organizó cuando Isaac fue destetado. Lo que comenzó como una ocasión alegre para Sara, pronto se volvió una experiencia dolorosa cuando vio que Ismael se burlaba de Isaac.

La reacción de Sara fue pedirle a Abraham: “Echa a esta sierva y a su hijo, porque el hijo de esta sierva no ha de heredar con Isaac mi hijo” (v. 10).

Abraham también se disgustó, porque “Este dicho pareció grave en gran manera a Abraham a causa de su hijo” (v. 11).

Aunque Isaac era el hijo de la promesa, Ismael también era su hijo y echarlo sería muy doloroso. Abraham se sentía muy triste por la petición de Sara. Pero cuando Dios le dijo que escuchara a su esposa y le prometió que también haría una nación de Ismael, accedió a que Agar e Ismael se fueran.

La Biblia no dice cómo fue el matrimonio de Abraham y Sara después de la partida de Agar e Ismael. Asumimos que las cosas se calmaron y vivieron sus últimos años juntos criando a Isaac con alegría.

Lecciones para los matrimonios modernos

Cuando reflexionamos en el matrimonio de Abraham y Sara, hay varias lecciones que se aplican a los matrimonios cristianos actuales. Algunas de ellas son:

  1. Es normal tener problemas en el matrimonio. Todos somos individuos únicos con diferentes perspectivas. Incluso las personas fieles, como Abraham y Sara, tienen dificultades matrimoniales.
  2. Culpar a los demás es un error común. Sara se equivocó cuando culpó a su esposo por sus problemas con Agar, y Abraham pensó que Sara estaba exagerando cuando le pidió que echara a Agar e Ismael.
  3. Mantener nuestra fe en Dios puede ser difícil cuando Dios no responde nuestras oraciones en el momento que deseamos. Abraham y Sara fueron probados fuertemente en este punto.
  4. Los esposos necesitan discernir cuándo decir “Sí, cariño” y cuándo decir “No, cariño”. Acceder a la sugerencia de Sara de tener un hijo con Agar fue algo semejante a cuando Adán accedió a comer del fruto prohibido por la sugerencia de Eva. En lugar de decir: “No, Sara. Dios nos proveerá de un hijo en el momento correcto”, Abraham aceptó una mala idea.
  5. Las esposas necesitan entender que, como Abraham, los esposos cometerán errores mientras se esfuerzan por liderar a su familia de la manera en que Cristo lidera a la Iglesia. Esposas, si sus esposos se están esforzando por crecer en su relación con Dios, sean pacientes con ellos. Esposos, ustedes también necesitarán ser pacientes con sus esposas.
  6. Tener metas espirituales similares es importante para tener un buen matrimonio. A pesar de sus problemas, Abraham y Sara estuvieron unidos en su esfuerzo por salir de una cultura pagana y crecer en su fe en Dios.

No hay duda de que Abraham y Sara tuvieron presiones en su matrimonio. Pero superaron sus problemas y se convirtieron en ejemplos de fe para los cristianos en la actualidad.

Para descubrir más acerca de ese tema, vea los artículos relacionados con “Cómo tener un matrimonio feliz” en la sección “Relaciones” de VidaEsperanzayVerdad.org.

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir