Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Julio/Agosto 2021 de la revista Discernir

Influencia en la familia: Cómo ser un líder que influye positivamente

¿Qué tanto influye usted a su familia? Los ejemplos de Rahab y Acán nos enseñan mucho acerca de cómo afectamos las vidas de nuestros seres queridos.

Estudiar cómo la familia de un niño influye en su vida es una tarea complicada. Las familias actuales tienen tantas variables que puede ser muy difícil identificar y cuantificar el impacto que los padres tienen en las vidas de sus hijos. 

¿Cómo encontrar denominadores comunes cuando se estudian hijos adoptados e hijos biológicos, hijos de padres solteros e hijos con ambos padres presentes, o hijos de dos padres biológicos e hijos de un padre biológico y un padrastro o madrastra?

Y ¿cuánto pueden influir los padres cuando los hijos llegan a la adolescencia? ¿O cuando alcanzan los 20, 30, o 40 años? ¿Cuánta influencia podemos tener en el resto de nuestros familiares sin importar su edad?

Dado que a fin de cuentas cada persona decide la manera en que quiere vivir, ¿vale la pena siquiera intentar influir a los miembros de nuestra familia?

Personalmente, creo que la respuesta es un resonante “Sí”.

Dos historias bíblicas de liderazgo en la familia

En el relato bíblico acerca de cómo los israelitas tomaron posesión de la tierra de Canaán, encontramos las historias de dos familias. Cada una de ellas tuvo un miembro influyente en su clan y, con tan sólo días de separación, las dos experimentaron eventos que cambiaron su historia.

Estos dos relatos tienen lecciones muy relevantes para nosotros en la actualidad.

Rahab: una heroína insospechada

La primera familia incluía a una mujer llamada Rahab. Al principio de la historia, Rahab, una ramera gentil (no israelita) que vivía en la ciudad de Jericó, no parecía ser alguien que se iba a volver famosa (Josué 2:1).

Pero dos espías israelitas que fueron a investigar la ciudad de Jericó antes de un ataque decidieron pasar la noche en su casa, probablemente pensando que así evitarían las sospechas de los residentes locales. Lamentablemente, el rey pronto se enteró de la ubicación e identidad de los hombres y le ordenaron a Rahab que los entregara.

Los dos israelitas deben haberse sorprendido mucho cuando la astuta mujer decidió, en cambio, esconderlos y arriesgar su vida para ayudarlos a escapar. Su respuesta para el rey fue que, sí, los hombres habían estado en su casa, pero luego mintió diciendo que no sabía de dónde venían y que se habían ido justo antes de que la puerta de la ciudad se cerrara al anochecer.

Más tarde, Rahab les confesó a los espías que ella sabía que Dios les había entregado la ciudad a los israelitas y que todos sus residentes le temían a Israel. Luego les dio más instrucciones para salir de la ciudad sin ser descubiertos y, a cambio de su generosidad, les pidió un favor a sus huéspedes.

Por favor, les dijo, “como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre”, salvando “la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y... libraréis nuestras vidas de la muerte” (vv. 12-13).

Los espías accedieron y le dijeron que atara un cordón de grana en una de las ventanas de su casa para identificarla. Así, las vidas de todos los miembros de su familia que se encontraran con ella durante el ataque serían perdonadas.

Debido a su valentía e influencia, Rahab salvó la vida de su familia (Josué 6:25). Y más tarde, seguramente entendió que la prostitución y la mentira eran pecado. Su fe la motivó a obedecer al Dios de Israel y su ley, al punto de que se casó y se convirtió en una mujer respetada de Israel. De hecho, su hijo Booz fue parte del linaje del rey David (Mateo 1:5-6).

En el libro de Hebreos, Rahab incluso es nombrada como un ejemplo de fe (Hebreos 11:31); y Santiago la menciona para ilustrar que la fe y las obras deben ir de la mano (Santiago 2:25).

Acán: un líder desacertado

Luego de que los israelitas tomaron la ciudad de Jericó con la ayuda milagrosa de Dios, quemaron toda la ciudad. El único botín rescatado fue “la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro” que debían ponerse “en el tesoro del Eterno” (Josué 6:19).

Desafortunadamente, un hombre de la tribu de Judá llamado Acán codició algunas cosas del botín (plata, oro y una prenda hermosa) y las enterró bajo su tienda (Josué 7:12). Su desobediencia no pasó desapercibida para Dios.

Cuando los israelitas se preparaban para tomar la siguiente ciudad (Hai), decidieron que sólo serían necesarios entre 2.000 y 3.000 hombres porque la ciudad era muy pequeña. Pero para su tristeza, los habitantes de Hai los vencieron y mataron a 36 israelitas. Josué y los ancianos de Israel pronto descubrieron a qué se había debido la derrota. Dios les dijo: “Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres. Por esto los hijos de Israel no podrán hacer frente a sus enemigos... ni estaré más con vosotros, si no destruyereis el anatema de en medio de vosotros” (vv. 11-12).

A la mañana siguiente, los israelitas descubrieron que el pecador era Acán. Tras recuperar los artículos perdidos, “Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto tenía... Y todos los israelitas los apedrearon, y los quemaron después de apedrearlos” (vv. 24-25).

El liderazgo de Acán no protegió a su familia. Por el contrario, su mala influencia condujo a la muerte de todos sus familiares inmediatos.

¿Por qué Dios castigó a la familia de Acán?

Dios no responsabiliza a los miembros de una familia por los pecados de otros familiares. Como había explicado antes: “Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado” (Deuteronomio 24:16; compare con Ezequiel 18:20).

Entonces, ¿por qué murió toda la familia de Acán? En este caso, parece ser que toda su familia inmediata fue cómplice de su pecado. Dios, quien sabe y ve todo, dijo que varias personas habían pecado —“han hurtado, han mentido” (Josué 7:11, énfasis añadido).

En su comentario Through the Bible Day by Day [A través de la Biblia día tras día], F.B. Meyer escribe: “La familia de Acán sabía de su crimen. Difícilmente fue de otra manera, ya que los bienes se enterraron en la tienda común” (comentario acerca de Josué 7:16-26).

Una lección importante de la historia de Acán es que nuestras acciones pueden influir y afectar mucho a otras personas. Como dijera Josué años después, el pecado de Acán hizo que la ira de Dios cayera sobre toda la congregación de Israel: “aquel hombre [Acán] no pereció solo en su iniquidad” (Josué 22:20).

Liderazgo en la familia

La Biblia menciona a otras personas, como Noé, Abraham, Loida y Eunice, que influyeron en sus familias positivamente. Estos ejemplos nos muestran que el liderazgo y la influencia que se ejerce en la familia pueden ser muy poderosos. Pero ¿cómo podemos lograr que esto sea algo positivo para nuestras familias?

A menudo nuestro ejemplo es la influencia más poderosa que tenemos sobre nuestros seres queridos.A menudo nuestro ejemplo es la influencia más poderosa que tenemos sobre nuestros seres queridos. Aunque nos gustaría pensar que nuestras acciones no son asunto de nadie más y no afectan a otros, éste es un razonamiento incorrecto. Lo que decimos y hacemos afecta a los demás, especialmente a nuestra familia.

Con el ejemplo de Acán, los antiguos israelitas aprendieron de primera mano el daño que el pecado de una persona puede causarle a una familia y a una nación. Cerca de 1.500 años después, Pablo comparó la tolerancia que la congregación en Corinto tenía hacia la inmoralidad sexual de una persona, con un poco de levadura que “leuda toda la masa” (1 Corintios 5:1, 6).

Enseñanza espiritual

Dar un buen ejemplo espiritual es uno de los mejores regalos que podemos hacerle a nuestra familia. La Biblia les ordena claramente a los padres que instruyan “al niño en su camino” (Proverbios 22:6) y le enseñen los beneficios de obedecer los mandamientos de Dios (Deuteronomio 6:20-25).

Esta instrucción bíblica ha sido probada y confirmada por estudios modernos. Según un artículo de Marripedia titulado “Effects of Religious Practice on Society” [Efectos de la práctica religiosa en la sociedad], “Durante las pasadas cinco décadas, una cantidad considerable de investigaciones ha demostrado los beneficios de las prácticas religiosas para la sociedad. La religión fomenta el bienestar de los individuos, las familias y la comunidad”.

Más específicamente, el artículo continúa: “Asistir a servicios religiosos regularmente se asocia con una vida familiar sana y estable, matrimonios fuertes e hijos con buen comportamiento. La adoración religiosa también reduce las probabilidades de que exista abuso doméstico, crimen, drogadicción y otras adicciones.

“Además, la práctica religiosa puede mejorar la salud física y mental, la longevidad y el éxito académico. Estos efectos son intergeneracionales, ya que los abuelos y padres traspasan los beneficios a las próximas generaciones” (Ibídem).

Estos son algunos beneficios que resultan de la religión en general, pero pienso que mientras más nos apegamos a las enseñanzas y los valores de la Biblia, mayores son las bendiciones.

Para descubrir más acerca del diseño de Dios para el matrimonio y la familia, consulte nuestro folleto El matrimonio que Dios diseñó. Si desea recibir instrucción basada en la Biblia acerca de la educación de los hijos, vea “Consejos prácticos para una positiva crianza de los hijos” y los artículos relacionados en VidaEsperanzayVerdad.org.

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir