Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Julio/Agosto 2021 de la revista Discernir

Larga vida y prosperidad

Comenzó como un saludo alienígena, pero expresa un profundo deseo humano que Dios desea cumplir. ¿Qué debemos hacer para tener "larga vida y prosperidad"?

Larga vida y prosperidad.

Éste era el saludo de Spock. Lo que ahora es una frase conocida por todos, entró en la cultura pop como un saludo de la civilización alienígena vulcana en la serie original Star Trek de los sesenta. La frase iba acompañada por un ademán “de la mano alzada con la palma hacia afuera, que consistía en extender el dedo pulgar y separar los otros dedos entre el mayor y el anular” (sitio web Live Long and Prosper Day).

Origen del saludo vulcano

El verdadero origen de este saludo es interesante. Leonard Nimoy, quien interpretó a Spock en la serie de televisión, para su saludo vulcano se basó en un gesto que vio cuando era joven en una sinagoga ortodoxa, como parte de las bendiciones sacerdotales.

La bendición en sí se encuentra en Números 6:23-27, donde Dios le dice a Moisés: “Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: el Eterno te bendiga, y te guarde; el Eterno haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el Eterno alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”.

A su vez, las palabras “larga vida y prosperidad” se asemejan a Deuteronomio 5:16 y 33.

Seguramente el señor Nimoy no anticipó cuán popular se volvería su saludo, que se ha convertido en un lema para diferentes culturas y generaciones.

Larga vida y prosperidad. Es un deseo noble y conciso que está de acuerdo con el anhelo más interno de todo ser humano: tener una vida plena y abundante.

Lamentablemente, este anhelo parece inalcanzable para muchos en el mundo actual. La pandemia del COVID-19 sacó a la luz fracturas económicas, sociales y políticas que se extienden a lo largo del mundo moderno. La agitación civil, la violencia y la depresión han afectado a millones, mientras el mundo se balancea vertiginosamente al borde de un precipicio de descontento y un futuro que para muchos parece carente de esperanza.

Larga vida y prosperidad. ¿Es éste un ideal alcanzable en nuestro mundo moderno? ¿Es algo que se les ofrece a los cristianos? Como veremos, el cumplimento de este objetivo, así como el origen del saludo popular, depende de nuestra relación con Dios.

Un mandamiento para vida y prosperidad

El apóstol Pablo tuvo en cuenta este anhelo cuando les dijo a los cristianos jóvenes: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra” (Efesios 6:1-3).

Para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Esto suena muy parecido a larga vida y prosperidad.

En su carta a la Iglesia en Éfeso, Pablo estaba citando Deuteronomio 5:16, donde se registra el Quinto Mandamiento y los beneficios de obedecerlo: “para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. Cambiar nuestra vida y forma de pensar según el estándar de Dios (en este caso honrando a nuestros padres) trae bendiciones y oportunidades de tener una vida más plena y abundante.

Note que no se mencionan edades específicas para los hijos. Dios no le puso límite de edad al Quinto Mandamiento. Esta clave para tener una vida abundante se aplica a toda la humanidad; todos somos hijos, tanto en nuestras familias físicas como en nuestras comunidades.

Si bien el Quinto Mandamiento se refiere directamente a los padres, el principio de honrar y respetar a los demás incluye a todos los seres humanos. Si bien el Quinto Mandamiento se refiere directamente a los padres, el principio de honrar y respetar a los demás incluye a todos los seres humanos (Levítico 19:32; Zacarías 7:9-10; Santiago 1:27).

En Efesios 5 y 6, Pablo habla acerca de la dinámica de un hogar cristiano, la cual debería seguir los principios de las Escrituras. El sabio rey Salomón dijo: “El principio de la sabiduría es el temor del Eterno” (Proverbios 1:7); y lo mismo se aplica a la vida familiar.

Cuando los hijos aprenden a honrar a sus padres, se están preparando para aprender a vivir correctamente. Cooperar con y respetar a la autoridad trae beneficios automáticos, pero faltarle el respeto a la autoridad, trae castigos automáticos.

El camino de Dios funciona

Cuando Pablo destacó el Quinto Mandamiento, mencionó un principio espiritual fundamental: si nuestro comportamiento y nuestras actividades son gobernados o dirigidos por las leyes justas de Dios, nuestra vida se enriquece y se vuelve más satisfactoria. El camino de Dios funciona.

Esta observación general acerca de la vida humana se repite varias veces en la Biblia. Existe una forma de vida que degrada y destruye, y otra que conduce a una existencia más plena y agradable.

Note el siguiente consejo: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría… Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca” (Colosenses 3:5, 8). Estos comportamientos y decisiones incorrectas producen dolor, angustia y conflictos.

Por otro lado, Pablo continúa: “Vestíos, pues... de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos” (Colosenses 3:12-15). Este estilo de vida promueve el gozo, la paz y la armonía.

El camino que lleva a una vida abundante se resume en los Diez Mandamientos. Para una explicación más detallada de estas leyes de Dios vea nuestro folleto gratuito Los Diez Mandamientos: todavía importan.

Es bueno aclarar que la explicación de Pablo acerca del Quinto Mandamiento no debe interpretarse como una promesa de salud y riqueza físicas sin fin. Hay ejemplos trágicos de vidas que terminaron antes de tiempo por enfermedad, guerra y accidentes. Y, en un mundo que se opone a muchos de los principios correctos, los justos a veces enfrentarán persecución. Para más información acerca de eso, vea nuestro artículo en línea “¿Por qué estoy sufriendo?”.

Un impacto generacional

La decisión de vivir de acuerdo con la guía y los límites de Dios produce resultados trascendentales. En Éxodo 20, el Quinto Mandamiento se registra así: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que el Eterno tu Dios te da” (v.12).

Esto implica algo más que aumentar nuestras bendiciones personales. Interiorizar los mandamientos en nuestra forma de pensar e interactuar con otros puede tener un impacto generacional. El carácter de una familia a menudo se traspasa a las siguientes generaciones. Un carácter correcto, reflejado en la obediencia y sumisión a los principios de vida de Dios, resulta en un legado de bendiciones que puede extenderse por generaciones.

Probablemente el ejemplo más vívido de esto sea el de Abraham, Isaac y Jacob. Dios les dio bendiciones abundantes a Abraham y sus descendientes. ¿Por qué? “Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” (Génesis 26:5).

La obediencia de Abraham y el carácter que esa obediencia produjo hicieron que Dios le hiciera grandes promesas. Para descubrir más sobre los beneficios que la obediencia pasa de generación en generación vea nuestro artículo en línea “La promesa de Dios a Abraham”.

Los padres tienen una responsabilidad especial de inculcar obediencia y honra a sus hijos, criándolos “en disciplina y amonestación del Señor” (Efesios 6:4). Esto requiere de un esfuerzo enfocado en instruir, guiar y animar a nuestros hijos.

Si usted es un padre que desea enseñar a sus hijos la manera correcta de vivir, nuestros recursos de “Animar, preparar e inspirar” pueden serle útiles. Dedique tiempo a investigar lo que Dios dice acerca de la familia y trabaje para incorporar esas ideas en su vida familiar.

Una vida extensa y próspera

¿A dónde nos lleva todo esto?

Pablo describe a su joven pupilo Timoteo como un “verdadero hijo en la fe” (1 Timoteo 1:2) y “amado hijo” (2 Timoteo 1:2). Y el apóstol le recuerda que “el ejercicio corporal para poco es provechoso, pero la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera” (1 Timoteo 4:8).

Vivir según los estándares bíblicos nos conduce a la vida venidera, que es una vida eterna. ¡Vaya larga vida!

En cierta ocasión le preguntaron a Jesús: “Maestro bueno, ¿qué bien haré para tener la vida eterna?” (Mateo 19:16). Ésta es una pregunta válida —una que tal vez todos nos hacemos a veces. La respuesta de Cristo fue muy clara: “si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (v. 17). Esto significa que el primer paso es obedecer a Dios. ¡El camino de Dios conduce a una larga vida y prosperidad!

Larga vida y prosperidad. ¿Es esto algo por lo que se esforzaría?

Como dijo Cristo, “si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Esto implica tomar la decisión diaria y determinada de estudiar la Palabra de Dios para recibir su guía acerca de cómo vivir, y luego esforzarnos activamente para implementar sus instrucciones en nuestra vida. Si desea ayuda para comenzar, nuestro Curso bíblico gratuito de 11 lecciones es un excelente recurso.

Dios tiene un plan para usted, uno que conduce a una vida abundante por la eternidad. ¡Larga vida y prosperidad!

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir