666: el número de la bestia

¿Cómo identifica el 666 a la bestia de Apocalipsis 13? ¿Qué nos dice la Biblia acerca del “número de la bestia”?

Apocalipsis 13 describe una visión de Juan acerca de dos bestias que aparecerán poco antes del regreso de Cristo. La primera de ellas representa a un poderoso líder político a quien Satanás (el dragón) le dará autoridad “sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación”; todo el que no esté inscrito en el Libro de la Vida seguirá a este líder y adorará al dragón igual que él (vv. 2-4, 7-8).

La segunda bestia representa a un líder religioso que apoyará a la primera, engañará a la humanidad con muchos milagros y hará matar a todo el que no adore la imagen de la bestia (vv. 13-15). Otras Escrituras describen a este personaje como “el hombre de pecado”, “el anticristo” y “el falso profeta” (2 Tesalonicenses 2:3; 1 Juan 2:18; Apocalipsis 16:13; 19:20).

Si desea más detalles acerca de los títulos y el papel de este líder religioso, consulte el artículo “El anticristo”.

¿Adorar a la imagen de la bestia?

Es cierto que la frase “adorar la imagen de la bestia” puede parecernos extraña, pero esta frase no se refiere a algo literal (Apocalipsis 13:15). Lo que la segunda bestia hará es legitimar la autoridad de otro poder para que sea respetado, tal como sucedió hace casi dos siglos cuando el líder de la Iglesia Católica (el papa) obligó a la gente a aceptar la restauración del Imperio Romano bajo el dominio de Carlo Magno (Adam Clarke’s Commentary on the Bible Albert Barnes’ Notes on the Bible [Comentario bíblico de Adam Clarke y Comentario bíblico de Albert Barnes]).

El líder religioso de la visión de Juan obligará al mundo entero a someterse a un nuevo gobierno mundial, y uno de sus métodos será tomar el control de la economía.

La segunda bestia hará que “a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” (Apocalipsis 13:16-17). “La marca o el nombre de la bestia” identificará a todo el que acepte su poder satánico.

Si desea más detalles acerca de la marca de la bestia, consulte el artículo “La marca de la bestia”.

666

Ahora que conocemos el contexto, analicemos lo que nos dice Apocalipsis 13:18: “Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”.

Si juntamos los versículos 17 y 18 de Apocalipsis 13, vemos que el 666 corresponde al nombre de un individuo a quien la Biblia describe como una bestia con el poder de controlar la economía mundial ―como vimos, “la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre” serán un requisito para comprar y vender.

Pero ¿de dónde sale este número y qué significa “contar” el número de la bestia?

En su comentario de Apocalipsis 13:18, Albert Barnes explica que las letras griegas tenían un valor numérico y, por lo tanto, podían ser “contadas”. Al sumar las letras de nombres como “Lateinos, el latín”, “Nerón César”, “Diocleciano Augusto”, “F.C. Juliano, el apóstata”, “Lutero”, “Romanus” y “Romano”, el resultado es 666.

Aunque puede haber otras alternativas, Barnes también destaca que “muchas de las soluciones más obvias apuntan hacia Roma y el papado”. De hecho, ya en el siglo II el escritor religioso Ireneo dijo que este número se refería al Imperio Latino (i.e., Romano) (Adam Clarke’s Commentary on the Bible [Comentario bíblico de Adam Clarke], Apocalipsis 13:18).

¿Tiene la bestia de Apocalipsis alguna relación con el Imperio Romano? Veamos qué dice la Biblia al respecto.

El Imperio Romano

En el libro de Daniel, Dios reveló al rey Nabucodonosor que su reino sería el primero de cuatro grandes imperios mundiales sucesivos: el Imperio Babilónico, el Imperio Medo-persa, el Imperio Griego y el Imperio Romano (Daniel 2:31-43).

Más adelante, Daniel tuvo una visión donde los mismos cuatro imperios eran representados por cuatro bestias y la cuarta de ellas “tenía diez cuernos”, además de “otro cuerno pequeño [que] salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros… este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas” (Daniel 7:7-8).

Según Barnes, “El cuerno es un símbolo de poder que a menudo se utiliza como emblema o símbolo en Daniel” (Albert Barnes’ Notes on the Bible [Notas de la Biblia de Albert Barnes], Daniel 7:7-8). En este caso, los diez cuernos representan a los reinos que han conformado el Imperio Romano a través de la historia y el cuerno pequeño a un gran poder religioso que hará “guerra contra los santos, y los [vencerá], hasta que [venga] el Anciano de días, y se [de] el juicio a los santos del Altísimo; y [llegará] el tiempo, y los santos [recibirán] el reino” (vv. 21-22).

En otras palabras, la cuarta bestia (históricamente el Imperio Romano) tendría varias resurrecciones, y la última de ellas estaría vigente junto a su líder religioso al momento del regreso de Cristo.

Esta última resurrección será conformada por “diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia… y entregarán su poder y su autoridad a la bestia” (Apocalipsis 17:12-13). Y cuando Cristo venga para establecer el Reino de Dios en la tierra, estos reyes pelearán con Él (v. 14).

Lo que usted necesita saber

Cuando el tiempo del fin llegue y la bestia profética tome el poder, lo mejor que usted puede hacer es estar cerca de Dios. Contar el número de la bestia y conocer el significado del 666 no salvará a nadie ―su salvación dependerá solamente de su “amor de la verdad” y fe en Jesucristo (2 Tesalonicenses 2:10; Efesios 2:8).

Si desea fortalecer su relación con Dios, no dude en leer los artículos de la sección “Cambio”.