Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Enero/Febrero 2021 de la revista Discernir

Cómo vencer el miedo

Hay mucho que temer en el mundo que nos rodea, y nuestros miedos fácilmente pueden salirse de control. Estos son algunos consejos bíblicos para vencer el miedo y vivir confiados.

¿Tiene miedo del futuro? ¿Siente que el mundo se está saliendo de control? ¿Teme que los cambios sociales y ambientales que vemos en la actualidad perjudiquen su futuro y el de sus seres queridos?

Si la respuesta es sí, no está solo. Las investigaciones indican que cada vez más personas viven con un miedo intenso que va en aumento.

Preocupación por la seguridad

El índice Unisys Security ha monitoreado las preocupaciones por la seguridad que las personas sienten a nivel mundial durante catorce años, particularmente preocupaciones relacionadas con la economía y las finanzas. Su resumen del informe 2020 comienza diciendo: “En general, el mundo permanece tenso —las preocupaciones por la seguridad global están en su nivel más alto desde el primer índice Unisys Security en el año 2007”.

En su encuesta, realizada a 15.699 personas de quince países diferentes, incluyendo a Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, India, Filipinas, Singapur, Brasil, Chile y Colombia, Unisys encontró que 99 por ciento de los participantes reportaron al menos una preocupación por su seguridad.

  • 58 por ciento está muy preocupado por su seguridad personal.
  • 62 por ciento está muy preocupado por la ocurrencia de desastres naturales y epidemias. Esto es ocho puntos porcentuales más que en el 2019, un aumento relacionado en parte con la pandemia del COVID-19.
  • 67 por ciento está muy preocupado por la salud de su familia.
  • 66 por ciento está preocupado por la estabilidad económica de su país.

El aumento del miedo es un fenómeno internacional.

Miedo en los Estados Unidos

La Universidad Chapman inició su encuesta acerca de los temores de los estadounidenses en el año 2014. Según la encuesta del 2019, estos son los diez mayores miedos de los estadounidenses con base en un porcentaje de los encuestados:

  1. Autoridades gubernamentales corruptas, 77,2 por ciento
  2. Contaminación de océanos, ríos y lagos, 68,0 por ciento
  3. Enfermedad de seres queridos, 66,7 por ciento
  4. Contaminación del agua potable, 64,6 por ciento
  5. Muerte de seres queridos, 62,9 por ciento
  6. Contaminación del aire, 59,5 por ciento
  7. Cyberterrorismo, 59.,2 por ciento
  8. Extinción de especies de plantas y animales, 59,1 por ciento
  9. Calentamiento global y cambio climático, 57,1 por ciento
  10. No tener suficiente dinero para el futuro, 55,7 por ciento

Muchas de estas estadísticas se encuentran en un reciente libro titulado Fear Itself: The Causes and Consequences of Fear in America [El miedo en sí mismo: las causas y consecuencias del miedo en los Estados Unidos]. Los investigadores afirman que “el miedo es una espada de doble filo. Puede mantenernos a salvo de peligros y motivarnos a actuar para cuidarnos de potenciales amenazas futuras... Pero muy a menudo, los miedos son infundados, innecesarios, y sicológica, social y políticamente dañinos” (p. 133).

Si bien algunos miedos conducen a una cautela apropiada y precauciones razonables, otros son descontrolados e irrealistas y pueden desestabilizarnos y dañar nuestro bienestar.

Pero estar al tanto de cómo funciona el miedo puede ayudarnos a vivir más confiados.También es importante mencionar que según los estudios, ciertos sectores demográficos son más temerosos que otros. En general, las mujeres tienden a ser más temerosas que los hombres. Las personas de menos recursos —menos dinero de reserva, menos educación o menos oportunidades de trabajo— tienen más miedos. Y los grupos minoritarios viven con más temor. Incluso dentro de estos grupos, algunas personas son naturalmente más temerosas que otras.

Pero estar al tanto de cómo funciona el miedo puede ayudarnos a vivir más confiados.

Televisión de terror

Una de las causas del aumento de la ansiedad en el mundo es lo que los autores de Fear Itself  llaman “Televisión de terror”. “Los investigadores han encontrado importantes relaciones entre el consumo mediático (especialmente la televisión) y el miedo, particularmente miedo al crimen y al terrorismo... Nuestros análisis también mostraron una fuerte relación entre el consumo de medios y el temor” (p. 22).

Para ilustrar este punto, los investigadores compararon a espectadores frecuentes de Fox News, un canal de noticias conservador, con espectadores de MSNBC, un canal de noticias liberal. Ambos grupos mostraron niveles elevados de miedo en comparación con personas que no eran espectadores frecuentes. Es interesante que, si bien algunos de sus miedos se superponían, cada grupo sentía un  miedo intenso hacia diferentes peligros percibidos. En otras palabras, el estudio demostró que “cada canal exacerba diferentes tipos de miedo” (p. 23).

No es que estos noticieros de derecha o izquierda estén tratando de “convertir” al otro lado. Simplemente, quieren mantener interesada a su audiencia, porque eso se traduce en dinero. El miedo es un poderoso imán de atención y motivador, y la televisión lucra con nuestros temores.

Para vencer el miedo, es importante conocer el impacto que puede tener la Televisión de terror y limitar nuestra exposición a ella.

Gnosticismo y teorías conspirativas

Otra conclusión de la investigación de la Universidad Chapman es que los altos niveles de miedo están relacionados con la creencia en teorías conspirativas. Mientras mayor sea el nivel de temor de una persona, más probable es que crea en estas teorías.

Uno de los desafíos que la Iglesia cristiana tuvo que enfrentar en el primer siglo fue la ideología que llegó a conocerse como gnosticismo. Gnosis es la palabra griega que se traduce como conocimiento. El gnosticismo es la creencia de que algunas personas tienen un conocimiento oculto, el cual sólo puede conocerse después de una iniciación en el grupo privilegiado.

Pablo se opuso a esta forma de herejía en Colosenses 1 y 2, y el apóstol Juan en su primera epístola.

Es verdad que según las Escrituras Dios ha hecho que no todos puedan entender ahora una parte del conocimiento bíblico. Algunas personas están cegadas a la verdad de lo que Dios está haciendo en la actualidad (2 Corintios 4:4). Pero el conocimiento secreto de los gnósticos no provenía de la Biblia, y su fijación en su supuesto entendimiento oculto los distraía de la verdad de Dios, llevándolos a tergiversarla.

En la actualidad, el gnosticismo puede compararse con las teorías conspirativas —creencias de que los gobiernos u organizaciones internacionales están escondiendo la verdad sobre algo, pero unos pocos han descubierto el misterio.

Según varias encuestas, incluyendo la investigación Chapman, más del 60 por ciento de los estadounidenses cree que el gobierno está escondiendo información sobre el asesinato de John F. Kennedy.

Y existen muchas otras teorías conspirativas. Estos son los porcentajes de personas que creen que el gobierno está escondiendo información acerca de:

  • Los ataques del 11 de septiembre: 53 por ciento.
  • Los alienígenas: 50 por ciento.
  • Los Iluminati/grupo Bilderberg, un orden mundial secreto: 43 por ciento.
  • Los tiroteos masivos: 43 por ciento.

Una estadística impactante es que el 32 por ciento de los estadounidenses cree que el gobierno está mintiendo acerca del choque aéreo de Dakota del sur. ¿Qué es lo sorprendente de esto? Que los investigadores inventaron esta teoría conspirativa y la agregaron a la lista sólo para ver cuántas personas afirmaban creerla.

Esto indica que las personas pueden tener un nivel de miedo tan alto y una mentalidad tan ansiosa, que admitirán creer en una teoría conspirativa de la que nunca han oído hablar. Esto ilustra cómo el miedo puede alterar la razón humana.

Para vencer el miedo, es importante alejar nuestra mente de ideas fascinantes e inciertas y en vez de ello concentrarnos en verdades objetivas que podemos saber con certeza. Es prudente sospechar de las teorías conspirativas.

Claves para vencer el miedo

Otras sugerencias del reporte Chapman para vencer el miedo y vivir confiados son:

  1. Reducir el tiempo en pantalla y el uso de teléfonos celulares. Muchos productores de contenido mediático buscan atemorizar a las personas para mantenerlas interesadas. Buscan lucrarse con el miedo. Es mejor obtener las noticias de medios lentos (por medio de la lectura) que de medios rápidos, los cuales afectan directamente nuestras emociones (como el miedo).
  2. Sea escéptico de afirmaciones que encasillan a todas las personas de cierta categoría como malos y dignos de temer.
  3. Enfrente sus miedos. Aprenda. Investigue, pero no sólo cuando el tema está en boga.
  4. Recuerde que los noticieros muestran desproporcionadamente los actos más violentos, inusuales y extraños de la humanidad, mientras que a menudo ignoran lo bueno, amable y cotidiano.
  5. No permita que el miedo le haga desconfiar de toda la gente. El aislamiento incrementa el miedo. Socializar lo reduce. Cree lazos con sus vecinos, esté dispuesto a relacionarse y formar vínculos.
  6. Recuerde que conquistar el miedo implica tomar el control de sus pensamientos para no dejarse llevar por sus sentidos impulsivos, que son bien intencionados, pero lo mantienen siempre a la defensiva.

¿Qué dice la Biblia acerca de cómo vencer el miedo?

El manual de nuestro Creador para que vivamos una vida abundante nos da claves importantes que nos ayudarán a vencer el miedo y estar confiados. Estas claves bíblicas tienen que ver principalmente con nuestra relación con Dios.

Salmos 56:11, por ejemplo, hace la siguiente afirmación; “En Dios he confiado; no temeré; ¿qué puede hacerme el hombre?”.

La base para vivir sin temor es tener una relación con Dios para poder confiar en que Él nos protege y cuida. Muchos pasajes de la Biblia describen las promesas de protección de Dios para quienes le son fieles (vea “5 Versículos alentadores acerca de la protección de Dios”).

La introducción de este salmo de David dice que es un “Mictam de David, cuando los filisteos le prendieron en Gat”.

David había sido capturado por enemigos de Israel, los filisteos, y estaba en peligro inminente de ser ejecutado. Pero confiaba en Dios y oró, y Dios le permitió escapar. Aunque los hombres pueden ser tan crueles y aterradores como los filisteos, David entendía que ningún ser humano puede superar la fuerza de Dios.

David también dijo en Salmos 34:19: “Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará el Eterno” (énfasis añadido).

La lista compilada por el proyecto Chapman incluye 88 miedos diferentes experimentados por los estadounidenses, desde autoridades corruptas, hasta otra guerra mundial, arañas e incluso zombis (¡9,3 por ciento!).

Pero cualquiera sea el miedo o la aflicción, Dios promete librar a sus siervos. ¡Y esa promesa nos permite vivir confiados!

No un Espíritu de temor

Como escribió el apóstol Pablo en 2 Timoteo 1:6-7: “te recomiendo que avives el fuego del don que Dios te dio cuando te impuse las manos.  Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio” (Dios Habla Hoy, énfasis añadido)

El miedo obstruye el buen juicio. Cuando el temor va más allá de lo útil para evitar peligros razonables, tergiversa nuestra mente. Dejamos de razonar bien, y eso afecta nuestro equilibrio emocional y nuestras acciones.

El Espíritu Santo (el poder de Dios) se opone al temor inapropiado. Saca el miedo y lo reemplaza con poder espiritual, amor por los demás y pensamientos claros y certeros.

Dios no le teme a nada. Con su poder, podemos vencer el miedo y vivir confiados.

La Biblia explica cómo podemos recibir el don del Espíritu Santo de Dios para obtener su poder espiritual. Si desea saber más acerca de esto, vea nuestros artículos “¿Qué es conversión?” y “¿Cómo saber si usted tiene el Espíritu Santo?”.

En el amor no hay temor

El apóstol Juan también habló acerca de cómo vencer el miedo en 1 Juan 4:17-18: “En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor” (énfasis añadido).

El miedo se opone al amor. Este pasaje habla principalmente del miedo al juicio y la justicia de Dios; cuando comprendemos la profundidad y el poder del amor de Dios, no tememos su justicia. Pero el principio también se aplica a un contexto más amplio. Si tenemos confianza en el amor, la justicia y la misericordia de Dios, viviremos confiados, incluso en sociedades que son cada vez más violentas y caóticas.

Sin duda es un desafío amar a ciertas personas: asesinos, terroristas, aquellos que abusan de nosotros y, a veces incluso a familiares difíciles.

¿Cómo puede Dios amar a todos de la manera que describe Juan 3:16? Él mira con una perspectiva diferente. No sólo ve a las personas como son ahora, sino que ve su potencial de cambiar y llegar a ser buenas en el futuro: “Porque no quiero la muerte del que muere, dice el Eterno el Señor; convertíos, pues, y viviréis” (Ezequiel 18:32).

El “presente siglo malo” (Gálatas 1:4) está lleno de temor, pero es temporal. Eventualmente, será reemplazado por “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 Pedro 3:13).

Es importante mirar a los demás como Dios lo hace, ver su potencial de cambiar cuando tengan la oportunidad de conocer a Dios. La siguiente profecía de Jeremías nos muestra un destello de cómo será ese maravilloso futuro:

“Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: conoce al Eterno; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Eterno; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31:34).

En lugar de ver a las personas solamente como un peligro potencial, podemos verlas como futuros hijos de Dios.

Un mundo libre de temor

Una clave final para vivir confiados es comprender que el miedo es temporal y un día desaparecerá por completo. La Biblia promete que, en el futuro, el mundo entero estará libre de temor.

“Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera [símbolo de abundancia material], y no habrá quien los amedrente; porque la boca del Eterno de los ejércitos lo ha hablado” (Miqueas 4:4, énfasis añadido).

Continuar leyendo

×

Suscríbase a Discernir