Vida, Esperanza y Verdad

De la edición Septiembre/Octubre 2019 de la revista Discernir

Reaprendiendo a vivir

Muchas personas atrapadas en las consecuencias de sus malas decisiones sienten que no hay esperanza para el futuro. ¡Pero Dios cumplirá su promesa de darles a todos una oportunidad de tener vida abundante!

Hoy en día, demasiadas personas han perdido la esperanza. Muchos están atrapados en la esclavitud de las drogas, el crimen, las pandillas y el terrorismo.

Veamos algunas de sus desgarradoras historias.

Atrapados en la esclavitud de las drogas

En el documental de la BBC “The Rise of Fentanyl” [El auge del fentanilo], una joven llamada Anna describe cómo es vivir bajo la esclavitud de su adicción a los opioides.

“Ya no sé vivir de otra manera. ¿Estoy mal? Ya no sabemos qué más hacer, ¿entiende? Cuando la gente se rompe los brazos y las piernas, necesita rehabilitación para caminar. Nosotros necesitamos rehabilitación para aprender a vivir, reaprender todo desde cero”.

Alex, de 48 años, se lamenta de que ahora su vida “no sirve para nada”, y no se lo desearía ni a sus peores enemigos. Toma fentanilo seis veces al día sólo para funcionar y dice que, si no lo hace, se enferma. Él desearía poder dejar la adicción y volver a ser “un buen hijo, un buen hermano, un buen papá”.

El documental termina con una nota triste. El fentanilo ha llevado la crisis de la drogadicción a otro nivel. Éste es un opioide sintético 50 veces más fuerte que la heroína y ha causado un rápido aumento en las muertes por sobredosis, incluyendo 72.000 que ocurrieron en Estados Unidos sólo en el año 2017.

Pero también se muestran otras dos historias, las de Brittney y Steve, quienes están en rehabilitación para dejar su adicción.

Brittney asegura que lo superará. Está determinada a no morir a causa de las drogas y a seguir viviendo por su hija.

Steve confiesa que la heroína se apoderó de él. Le quitó todo lo que tenía y le hizo hacer cosas que normalmente no haría.

Tanto Brittney como Steve ahora están luchando por aprender a vivir sin la influencia de las drogas —están reaprendiendo a vivir.Tanto Brittney como Steve ahora están luchando por aprender a vivir sin la influencia de las drogas —están reaprendiendo a vivir.

Atrapada en la esclavitud del terrorismo

Halima tuvo una buena niñez y amaba la vida. Pero a la corta edad de 14 años, la casaron con un miembro del grupo terrorista Boko Haram. “La educación occidental o no islámica es un pecado” para ellos. Boko Haram le prometió a la gente una mejor vida al erradicar la corrupción y establecer un estado islámico puro en el norte de Nigeria. Pero este grupo terrorista ha sido responsable de 27.000 muertes y ha desplazado a 1,8 millones de personas.

Halima tuvo que acompañar a su esposo a los campos de Boko Haram. Sufrió hambre y sed, y vio a recién nacidos morir por las terribles condiciones. Luego de varios intentos por escapar, fue amenazada, “Si intentas escapar otra vez, te degollaré como a un animal”.

La última vez que salió del campo, ella y seis personas más estaban siendo forzadas a perpetrar una misión suicida para matar a la mayor cantidad de gente posible en un mercado de Chad. Halima vio una oportunidad para escapar, pero la habían drogado y sólo estaba medianamente consciente de lo que sucedía.

Afortunadamente, en lugar de morir ese día, fue rescatada por los aldeanos a quienes supuestamente debía matar. Sin embargo, la explosión la dejó sin piernas y ahora, a sus 20 años, necesita prótesis para caminar. Está en el proceso de aprender a vivir otra vez.

Atrapados en la esclavitud del crimen

Quienes entran en el sistema penitenciario por crímenes cometidos, a menudo quieren rehacer su vida, pero no saben cómo. Algunos prisioneros que son liberados tienen muy poco dinero y sólo la ropa que llevan puesta. Pueden llegar a sentirse agobiados por tareas tan básicas como hacer una llamada en un smartphone. Después de años en prisión, simplemente no saben hacer muchas de las cosas que las personas en el exterior ahora dan por sentado.

Muchos vuelven al crimen y terminan de regreso a la prisión, el único ambiente donde saben funcionar.

Algunas prisiones han creado programas para ayudar a los prisioneros a reintegrarse en la sociedad. Los prisioneros liberados reciben ayuda para superar obstáculos y funcionar, encontrar un empleo, recibir tratamientos de salud, establecer lazos con familiares y amigos y, finalmente, aprender a ser ciudadanos respetuosos sin necesidad de supervisión.

Una prisión descubrió que, si los prisioneros reciben educación superior durante su tiempo en prisión, raramente vuelven a caer presos. Reaprenden a vivir.

El mañana es una promesa

Al final del documental de la BBC, le preguntaron a Anna qué le gustaría decirle a su mamá. Conteniendo sus lágrimas, ella dijo que lo lamentaba y que “el mañana no es una promesa para ella o para mí”.

Lamentablemente, para muchos que están atrapados en la esclavitud de las malas decisiones, pareciera que no hay esperanza en el futuro.

Pero a pesar de las tristes realidades que vemos hoy, Jesucristo vino para darnos vida. “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

La adicción, el terrorismo, el crimen y muchos otros vicios son como ladrones que ofrecen sólo falsas esperanzas. Se roban la vida de las personas y las despojan de su humanidad, sus relaciones, su habilidad para superarse y funcionar, su tiempo, su alegría y su esperanza.

Una oportunidad para aquellos que nunca la han tenido

Cristo vino para ayudarles a sus discípulos a vencer este mundo y darles verdadera esperanza en esta vida y la siguiente. (Para saber más acerca de la esperanza en esta vida, vea “Esperanza para los que no la tienen” y ¡Cambie su vida!).

La Biblia dice que quienes no han sabido vivir bien en este tiempo, tendrán la oportunidad de volver a vivir. Ésta no será una segunda oportunidad de salvación, pues todos tenemos una sola oportunidad para ser salvos (Hebreos 6:4-6). Pero sí será una segunda oportunidad de vida para quienes nunca fueron llamados a comprender el camino de Dios (Juan 6:44).

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4).Estas personas resucitarán para presentarse ante “el gran trono blanco” en la segunda resurrección (la primera ocurrirá cuando los santos resuciten al regreso de Jesucristo). Entonces, escribe Juan, “los libros [serán] abiertos” para ellos. Esto se refiere a los libros de la Biblia, ya que sus mentes serán abiertas para entender la verdad de Dios (Apocalipsis 20:11-12).

Apocalipsis 20:12 continúa: “y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”.

Esto dará inicio a un período donde los resucitados serán juzgados por lo que está escrito en la Biblia —el camino de Dios que produce gozo y esperanza. Este período de juicio es similar al juicio que Dios está llevando a cabo en su Iglesia hoy (1 Pedro 4:17). A lo largo de su vida, los cristianos comprueban que son seguidores fieles de Jesucristo. Pero en la segunda resurrección, la diferencia es que la influencia de Satanás será quitada y ya no podrá seguir engañando a las naciones (Apocalipsis 20:10).

Será un tiempo cuando las drogas, el terrorismo, el crimen y todos los vicios similares habrán quedado en el pasado.

Esperanza para el futuro

La Biblia revela una gran esperanza para el futuro, cuando todos reaprenderán a vivir —de la forma correcta.

  • Todos conocerán a Dios: Así como los programas de rehabilitación para prisioneros incluyen educación, ésta también será un elemento fundamental en el Reino de Dios. Los santos de la primera resurrección se convertirán en reyes y sacerdotes en la Tierra y ayudarán a enseñarles a las personas cómo vivir según la ley de Dios (Isaías11:9; Jeremías 31:34; Zacarías 8:4-5).

  • No habrá más violencia: Las guerras serán cosa del pasado, y Jesucristo mismo gobernará las naciones (Miqueas 4:3). Incluso la naturaleza violenta de los animales será modificada (Isaías 11:6-8). Satanás, el responsable de inspirar el terrorismo y las guerras que vemos hoy en día, ya no estará para influenciar a la humanidad (Apocalipsis 20:1-3, 10).
  • Reinarán la paz y la justicia: Jesucristo regresará para establecer un gobierno, el Reino de Dios. Éstas son las buenas noticias que vino a predicar y es un mensaje que abarca toda la Biblia (Marcos 1:14-15; Hebreos 11:13-16; Isaías 9:6-7; Daniel 7:27). Cristo nació para ser Rey (Juan 18:37), y cuando los justos gobiernan, el pueblo está feliz (Proverbios 29:2). Además, su período de gobierno dará paso a un tiempo de paz y felicidad que no tendrá fin.

¡Un futuro maravilloso se acerca! Como dice el apóstol Juan al final de la Biblia: “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” (Apocalipsis 21:4).

Descubra más acerca de ese utópico futuro en nuestro folleto gratuito El Misterio del Reino; y estudie más acerca de los cambios en el corazón del hombre que harán de la paz una posibilidad en nuestro folleto ¡Cambie su vida!

Continuar leyendo

×

Discern is published every two months and is available in digital and print versions. Choose your preferred format to start your subscription.

Print subscriptions available in U.S., Canada and Europe

×

Please choose your region:

×

Suscríbase a Discernir

×
Fill out the form below to start your subscription.
×
Por favor, introduzca su nombre de pila.
Por favor ingrese su apellido.
Se requiere una dirección de correo electrónico válida.